Cada vez son más los estudios que demuestran los beneficios de la haloterapia (terapia con sal) y cada vez son más los spas y centros de bienestar que la incluyen en sus circuitos y servicios.

Quien la prueba experimenta grandes mejoras en problemas relacionados con el sistema respiratorio, en afecciones de la piel e incluso en procesos depresivos o dificultades para dormir.  La haloterapia también estimula el sistema inmunitario, reduce el estrés, mejora nuestro aspecto y ayuda al deportista. Así podemos entender el creciente interés por ella.

Algunos médicos la recomiendan en paralelo a los tratamientos de la medicina tradicional. Desde Inbeca recomendamos siempre, en caso de afecciones importantes, consultar con un facultativo.

Descubrieron que los mineros de la sal no tenían problemas respiratorios

Como ocurre con otro tipo de terapias que podemos disfrutar en balnearios y centros wellness, la haloterapia no es nueva.  Es la experiencia de siglos la que ha hecho que los “baños” de sal se reconozcan como beneficiosos. Pero no fue hasta el 1843, cuando un médico polaco, Feliks Boczkowski, empezó a hablar de los beneficios del ambiente salino después de observar como los mineros de las minas de sal no mostraban problemas respiratorios, muy comunes en otro tipo de explotaciones. Más tarde, fue el doctor Karl Hermann Spannagel quien constató como la salud de sus pacientes mejoraba cuando durante la Segunda Guerra Mundial se protegían de las bombas en cuevas de sal.  Desde entonces son muchas las experiencias y estudios que demuestran sus bondades.*

Entre las principales dolencias que mejoran con la haloterapia están:

  • Las cutáneas: psoriasis, eczema o acné, entre otras.
  • Las respiratorias: asma, bronquitis, rinitis alérgica, fibrosis quística, y problemas pulmonares crónicos como los derivados del tabaquismo.
  • Las psicológicas: estrés, depresión, insomnio…

También ayuda al deportista y a mejorar nuestro aspecto

Pero no sólo en casos de problemas de salud, esta terapia también mejora el aspecto de la piel sana, relaja, ayuda a deshacerse del estrés del ritmo diario y ayuda a los deportistas a recuperarse después de un entreno.

El aspecto de la piel mejora al producirse un incremento de la microcirculación cutánea y de la actividad de la membrana celular, promoviendo su regeneración y elasticidad, y reduciendo así las arrugas y el edema.

¿Cómo funciona la haloterapia?

La sal tiene propiedades antibacteriales, antimicóticas y antiinframatorias, que están en el origen de sus beneficios para la salud. ¡Una sala de sal puede ser mucho más estéril que una sala de operaciones!

Por otro lado, la sal tiene una capacidad natural para emitir iones negativos, neutralizando la carga positiva que resulta perjudicial.

Gracias a todo ello, las partículas de sal que flotan en el ambiente, absorben las bacterias e impurezas que causan muchos de los problemas cutáneos. Y en las vías respiratorias estas propiedades ayudan a eliminar sustancias tóxicas, diluyendo la mucosidad y mejorando sus funciones.

En cuanto al estado de ánimo, los iones negativos provocan una mayor segregación de serotonina, la hormona que induce a la sensación de bienestar, de relajación y mejora la concentración y la autoestima.

En la sala de sal como en la sauna

En Inbeca ofrecemos diferentes maneras de utilizar la sal de forma terapéutica

  • El “baño de sal” en una sala, cabina o cueva de sal, donde sus paredes crean el ambiente que propicia los beneficios de la haloterapia.
  • Añadiendo la sal en forma de pared en una sauna.
  • Inhalando el el aire salinizado que se produce con un aparato como nuestro cubo de sal

Recomendamos también combinar la sal con los rayos infrarrojos, instalando, por ejemplo una tumbona de infrarrojos en una sala de haloterapia o incluyendo al mismo tiempo los rayos infrarrojos y un muro de sal en una sauna. Así, los beneficios de una y otra se multiplican.

*Halotherapy – benefits and risks

Evgeniya Petrova Vladeva, Liliya Panajotova Ovcharova

http://journals.mu-varna.bg/index.php/sssp/article/view/5010