Hablar de sauna finlandesa puede parecer una reiteración. Es difícil hablar de saunas sin tener presente a Finlandia, el país que con 5 millones de habitantes cuenta con 3 millones de saunas. Están enraizadas en su cultura desde hace miles de años. Las hay en la mayoría de hogares, en el parlamento y hasta en lugares insospechados como un teleférico o un fast food.

Un arraigo lógico si se tienen en cuenta todos los beneficios de tomar este baño de calor. Hay serios estudios que demuestran como su uso reiterado disminuye el riesgo de infarto o de demencia, entre otros beneficios para la salud.

Así, igual como ha ocurrido con la práctica del yoga, la sauna se ha hecho un lugar protagonista en la cultura del bienestar de todo el mundo. Es un elemento indispensable en todo centro Wellness, hotel & spa o gimnasio que tengan en cuenta los deseos y necesidades de sus clientes.

Cada vez más, también, se van haciendo un hueco en los hogares de quien aprecia poder incluir las prácticas del bienestar en su día a día. Así, se va extendiendo el uso de la sauna en casa, tanto en el cuarto de baño, en un pequeño spa o en el exterior.  La sauna exterior,  en el jardín, o al lado de la piscina, a menudo junto a un baño de vapor y ducha, es una opción que gana presencia en casas y comunidades de vecinos.

Porqué en invierno, cuando la piscina queda en stand by esperando mejores temperaturas, la sauna sigue siendo la protagonista del jardín. Una buena excusa para pasar un buen rato con amigos o con la familia. Una manera de vivir la sauna que también nos llega de Finlandia, donde es lugar de encuentro,  un espacio donde hacer negocios, debatir o simplemente relajarse en compañía.