En los medios de comunicación y en las redes sociales se ha hablado mucho estos días de la posibilidad de que la sauna cure o sea buena para prevenir el coronavirus.

En primer lugar, desde Inbeca queremos decir que los médicos son quienes tienen que decidir y aconsejar ante la pandemia por coronavirus o COVID-19.

Nosotros sólo podemos hablar, como siempre hacemos, de las bondades de tomar saunas y baños de vapor de forma regular. Y lo hacemos basándonos en estudios como éste publicado en Mayo Clinic Proceedings:

https://www.mayoclinicproceedings.org/article/S0025-6196(18)30275-1/fulltext

Del estudio realizado se concluye: “que más allá de su uso por placer, el baño de sauna puede estar relacionado con varios beneficios para la salud, que incluyen la reducción del riesgo de sufrir enfermedades vasculares, como la presión arterial alta, afecciones cardiovasculares y enfermedades neurocognitivas; afecciones no vasculares como enfermedades pulmonares; mortalidad; así como la mejora de afecciones como artritis, dolor de cabeza y gripe. Los efectos beneficiosos del baño de sauna en ellos se han relacionado con su efecto sobre las funciones circulatorias, cardiovasculares e inmunes. Se ha postulado que el baño de sauna tomado de forma regular puede mejorar la función cardiovascular a través de una mejor vasodilatación dependiente del endotelio, una menor rigidez arterial, la modulación del sistema nervioso autónomo, cambios beneficiosos en los perfiles de lípidos circulantes y la disminución de la presión arterial sistémica.”

En Inbeca creemos que la mejor cura es la prevención y que por lo tanto, en momentos como estos, tenemos que adquirir buenos hábitos si no los teníamos. La sauna, el baño de vapor, la hidroterapia, la haloterapia… son de gran ayuda para mantenerlos saludables, pero tienen que ir acompañados de otros como:

-Hidratarse bien

-Comer de forma saludable

-Hacer ejercicio de forma regular

-Evitar el estrés

Muchos estamos cambiando hábitos a raíz de la pandemia de coronavirus y tomar saunas de forma regular será una saludable costumbre a adquirir.

Queremos terminar explicando la llamada que hemos recibido del señor Vicente de Alicante, de 80 años, que ha querido explicarnos su experiencia y darnos las gracias por la sauna que compró a Inbeca hace 40 años. Nos ha contado que de joven tenía algunos problemas de salud y observó qué con la sauna iban mejorando, hasta que desaparecieron. Por ello, cuando pudo nos compró una sauna, que todavía hoy utiliza varias veces por semana. ¡Su vitalidad es sorprendente y él está convencido que son sus baños de sauna!

¡Mucha salud a todos!

Llámeme ahora
+
Llámeme